Cuidados mínimos a tener en cuenta para la piel en verano

Ya a puertas del verano, las actividades a luz del día se hacen más intensas y extensas, por lo que un correcto cuidado de la piel puede ser menester a la hora de evitar daños irreparables teniendo en cuenta la delicadeza de la dermis. El hecho de que el extremo calor en nuestro país deshidrate de manera acelerada la epidermis y de que la sudoración aumente la humedad, tornándola más propensa a infecciones, hace que las precauciones y protección en esta época del año deban ser mucho mayores. Es mejor prevenir que lamentar.

RIESGO

El sol, por su parte, más allá de la cantidad de beneficios que aporta a la piel y cuerpo en general sumado al color más saludable que brinda, es a la vez uno de los mayores riesgos que puede tener la misma. Desde manchas, sequedad, y hasta en los casos más extremos, melanomas, son la gran variante de peligros que conlleva una exposición indebida a la luz solar. Por eso, se recomiendan los siguientes cuidados mínimos a tener en cuenta:

1. PIEL LIMPIA. Se deben utilizar productos suaves para la limpieza diaria de la misma, manteniendo el manto ácido de la piel en equilibrio, ayudando a eliminar la grasa y suciedad acumuladas.

2. HIDRATACIÓN. La humedad perdida debido al calor que reseca la piel puede recuperarse mediante cremas y aceites hidratantes, que contengan las propiedades necesarias hidratantes y emolientes, permitiendo al cutis recuperar el agua faltante.

3. ROPA. Las prendas juegan un papel importante en el cuidado del cuerpo en general, y lo importante es evitar el uso de ropa o calzados hechos con materiales que favorezcan la aparición de hongos por la creación de un ambiente húmedo, o en el peor de los casos pudiendo causar hasta alergias o heridas en la piel.

4. PROTECCIÓN. Para defender a la epidermis de los rayos ultravioleta es sumamente importante la implementación de protectores solares. Estos se eligen de acuerdo al tipo de piel, optándose en general por las que poseen 15 de FPS (Factor de Protección Solar) y teniendo en cuenta que deben ser aplicadas de 30 a 40 minutos antes del contacto con los rayos solares.


5. EXPOSICIÓN. Las elevadas temperaturas crean condiciones muy peligrosas para cualquier persona, sean niños o adultos, por lo que el doctor José Ortellado, jefe de la Unidad de Terapia Intermedia del Hospital Central, indica que al exponerse mucho tiempo al sol, a altas temperaturas o lugares cerrados sin mucha ventilación, la temperatura interna del cuerpo se altera, repercutiendo sobre tres órganos principales que son: el cerebro, el corazón y el riñón.

Puntualizó, así también, el cuidado que se debe tener con los más pequeños: “los niños, que en esta época van a la piscina, tienen que tener una buena alimentación a base de frutas principalmente. Además, deben tener protector solar; en el agua uno no siente el calor, pero el reflejo del sol también produce quemaduras y deshidrata”.


Tomar agua para duplicar la protección

El agua, siendo el componente más importante del cuerpo, es fundamental para regular el bienestar y la salud, por lo que en estos días de intenso calor, mantener el cuerpo hidratado es de suma importancia.

RECOMENDABLE

La principal medida para evitar descompensaciones es beber más agua de lo habitual. Lo recomendable es tomar de 2 a 3 litros diarios para mantener la hidratación corporal. Cuando el cuerpo se deshidrata aparecen malestares como dolor de cabeza, mareos, náuseas o calambres, por lo que ingerir el líquido vital cada 15 a 20 minutos ayudará a evitar cualquier tipo de situaciones no deseables.



Fuente: 5dias.com.py

Noticia Original: http://www.5dias.com.py/cuidados-minimos-a-tener-en-cuenta-para-la-piel-en-verano/

Queremos saber que opinas de esto